Don Miguel Hidalgo y Costilla y su visión de la educación.

Este mes que apenas comienza es tradicionalmente conocido como el mes de la Patria. Y es que sin duda, septiembre guarda fechas trascendentales para la conformación del México que hoy nos toca vivir y que orgullosamente llamamos nuestra nación.

Durante este mes celebraremos fechas que nos recuerdan desde la heroica proeza de los cadetes del colegio militar de Chapultepec; hasta el inicio formal de la lucha de independencia, liderada por Don Miguel Hidalgo y Costilla.

Precisamente de este ilustre personaje de nuestra historia y del papel que la educación jugó en su formación y consolidación como persona, dedicaré estas palabras.

De acuerdo a “Educación y sociedad en la historia de México” de Martha Robles, no hay forma de entender la lucha de independencia sin el acceso a la educación que los revolucionarios de 1810 tuvieron; la historia de la educación superior es inseparable de la historia del país.

Don Miguel Hidalgo era francamente un intelectual de su época que leyó 342 volúmenes de autores latinos, franceses y castellanos. Al término de la colonia su biblioteca se convirtió en la fuente intelectual de la que disponían los hombres de estudio.

Pero además comprendió a cabalidad el papel transformador de la educación, por lo que se asumió como un educador del pueblo. En Dolores, Hidalgo estableció la enseñanza de las primeras industrias de alfarería, herrería y carpintería; así como también de curtido de pieles, de construcción de telares y elaboración de conservas.

Este gigante de nuestra historia tuvo la gran visión de empoderar a los ciudadanos con la mejor herramienta que ha existido para el crecimiento y desarrollo de las sociedades; la educación y el fortalecimiento de las capacidades productivas de los individuos.

Este septiembre celebremos el mes patrio, pero además tengamos presente en cada momento la responsabilidad que tenemos todos con nuestro país, con nuestro querido Campeche.

Juntos, bajo el liderazgo de nuestro gobernador tenemos una meta clara, crecer en grande. Con ese fin superior, alumnos, maestros, padres de familia, personal administrativo y directivos, debemos comprometernos plenamente.Honremos la lucha de independencia y sus héroes, con trabajo constante en pro de la educación de los más de nueve mil alumnos que hoy acuden diariamente a los 37 planteles del COBACAM.

Adlemi Santiago Ramírez

Directora General